Una carta a nuestros pacientes

A nuestros pacientes,

A finales de la década de 1980, cuando era residente en Obstetricia y Ginecología, mi esposa y yo fuimos pacientes en un consultorio de fertilidad de gran tamaño. La experiencia estuvo muy lejos de ser óptima – confusa (para ambos), penosa (para ambos), incómoda (para Jennie) y asombrosamente cara. Ambos nos sentimos anónimos y despersonalizados, y nos hizo preguntarnos por qué tenía que ser tan mala la experiencia.

La medicina de fertilidad ha mejorado grandemente desde entonces. Todavía puede ser penosa y confusa, especialmente porque la tecnología nueva cambia frecuentemente la forma en que practicamos. Los tratamientos son menos incómodos ahora, debido a mejoras en técnicas, equipo y anestesia. Además, el tratamiento, en particular FIV, es ahora mucho más económico. Al principio de la década de 1990, la probabilidad de quedar embarazada era como 10-15 por ciento, a un costo aproximado de $20,000. Hoy en día, la probabilidad de embarazo, al menos en nuestro consultorio, para mujeres menores de 35 años de edad, es más de 50% a un costo aproximado de $9,300. La probabilidad de tener trillizos ha sido virtualmente eliminada. El riesgo de gemelos es muy bajo porque más de 60 por ciento de nuestras transferencias son con solamente un embrión. Es vital que los practicantes de fertilidad trabajen para prevenir gestaciones múltiples, ya que disminuyen la probabilidad de tener un bebé sano.

Con todas las mejoras que se han hecho a través de los años, el éxito sigue siendo elusivo para muchos pacientes: Solamente un 50 por ciento de los pacientes que visitan a un médico de fertilidad regresarán a casa con un bebé. Ciertamente esperamos que usted tendrá éxito en la formación de una familia, pero al final, le prometo que le trataremos con respeto y amabilidad, elegiremos para usted un tratamiento económico, y haremos nuestras tareas lo mejor que permita nuestra capacidad técnica.

Cualquiera que tenga experiencia profesional en medicina de fertilidad le dirá que los consultorios con éxito son esfuerzos de equipo. Si cualquiera de las áreas del consultorio es débil, bajan las tasas de embarazo, y la seguridad de los pacientes se vuelve una preocupación. Nosotros tenemos la fortuna de tener un gran equipo. Casi todos han estado con nosotros durante más de 10 años. Un vistazo a la página Conozca al Equipo le presentará a los dedicados miembros de nuestra familia en el consultorio. Estamos agradecidos de tener una operación sólida y exitosa con una trayectoria de éxito desde 1995.

Y sí recordaremos su nombre.

Dr. Scot Hutchison